Este pasado viernes ha sido la demostración de todo el trabajo que queda por hacer de concienciación en materia de bienestar y protección animal.
A primera hora de la mañana nos avisan desde la Clínica Veterinaria Mundo Animal de que una joven ha dejado un gato de poco más de un mes de edad, tetrapléjico. A la vista de las pruebas realizadas y dado que las lesiones son irreversibles no queda más remedio que el sacrificio.
A la una del mediodía aproximadamente, una madre acude también a la Clínica, cuando iba a recoger a su hija al IES ha presenciado como el coche que circulaba delante de ella arrojaba algo por la ventanilla, al acercarse ven que era un gatito también de unas cuatro o cinco semanas, lo recogen y en la misma puerta de la clínica el animalito muere en las manos de la niña.
A lo largo del día, fallecen en su casa de acogida, tres gatitos de unos 20 días, huérfanos, el día anterior ya había fallecido otro, y un quinto sobrevive por el momento gracias a todos los cuidados y desvelos de su mamá de acogida.
A última hora de la tarde una llamada al 112 avisa de que una joven ha encontrado una caja de cartón con cuatro gatitos de cuatro o cinco semanas de edad. En un estado lamentable, todos aquejados de una grave conjuntivitis, desnutridos, llenos de pulgas. La joven los lleva a la Policía Local que nos avisa para recogerlos y trasladarlos a la Clínica Veterinaria Ilorci, de urgencia, donde se les aplican los tratamientos adecuados y son trasladados a otra casa de acogida.

 

Esto sólo es un día de tantos, en esta época los nacimientos de gatitos son innumerables, y su abandono también.
Demasiadas personas tienen a sus gatas y gatos sin esterilizar, mientras los dejan en libertad, campando a sus anchas, sin reparar si crean molestias al vecindario, ni si son atropellados, maltratados, etc. La consecuencia es el nacimiento de multitud de camadas de gatitos.
¿Y que ocurre con estos gatitos? Pues que la inmensa mayoría son abandonados a su suerte, arrojados a acequias, contenedores, ríos, sacrificados a golpes, y otras muchas formas en las que sus desaprensivos e irresponsables propietarios se deshacen de ellos.
Esto es el resultado de la falta de civismo, empatía y humanidad de muchas personas, seguro que todos tenemos algún vecino así.
A algunos les parece que cuando se exige identificar a las mascotas, vacunarlos, no dejarlas sueltas en la calle o recomendamos encarecidamente esterilizar, etc., estamos hablando de tonterías, que eso no tiene ninguna importancia.
La realidad es que en Alguazas mueren cada año centenares de animales por culpa de propietarios negligentes, inconscientes, desaprensivos, incívicos, etc. Algunos critican que se sancione a quienes no mantienen a sus mascotas adecuadamente, ¿quizás no son conscientes de la realidad? O quizás es que les importa un pimiento la muerte y sufrimiento de estos animales.
Si alguien es insensible a la muerte dolor y sufrimiento de tantos animales, a la maldad de sus propietarios, y acaban riéndose de la muerte de estos animales inocentes, e intentando denostar y ningunear el trabajo de asociaciones protectoras y voluntarios, evidentemente es porque están en el mismo cesto que los impresentables maltratadores.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de poder ofrecerte contenidos, confeccionar estadísticas de uso del sitio web, recordar el consentimiento de la Política de Cookies, etc. En ningún caso se recaba información personal, ni ninguna información que permita identificarte. Si aceptas la Política de cookies ya no se mostrará este aviso en los próximos 12 meses. En caso contrario podrás seguir navegando por nuestra página web, pero no tendrás acceso a todos los contenidos (no podrás ver videos incrustados de Youtube y Facebook) Ver Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar