El 27 de marzo recibimos una llamada de Policía Local alertándonos de la presencia de un perro abandonado junto a un montón de basura.

Rápidamente nos dirigimos al lugar que nos indicaron y donde permanecieron custodiándola hasta nuestra llegada, y encontramos a una preciosa Podenca Andaluza Miniatura de unos 7/8 meses de edad, en un estado lamentable. Aterrada de miedo, con evidentes problemas de movimiento de las patas traseras, delgadísima, y que había sido arrojada entre basuras.

Rápidamente la trasladamos a la clínica veterinaria para prestarle las atenciones necesarias. Tras la revisión se comprobó que no tenía ninguna fractura ni lesión grave. Presentaba una manifiesta dificultad de movimiento de las patas traseras y falta de reflejo de propiocepción, parasitación y desnutrición, además de pánico ante la presencia de humanos.

En estos días con nosotros ha evolucionado muy positivamente, Está recuperando la movilidad a pasos agigantados, y ya prácticamente ha normalizado sus patas traseras. Su carácter ha cambiado completamente, ahora está alegre, feliz  y busca el contacto humano constantemente.

El pronóstico actual de Iunit, como la hemos bautizado, es muy bueno, su recuperación está siendo más que satisfactoria en todos los aspectos, y en poco tiempo se habrá normalizado totalmente.

Después de los exámenes veterinarios y ver su evolución en estos días, es más que probable que Iunit ha estado durante mucho tiempo recluida en un espacio tan pequeño que no le permitía apenas moverse, subalimentada y privada de contacto con los humanos.

Nunca entenderemos que haya seres, pretendidamente humanos, que sean capaces de causar daño gratuito a un animal y abandonarlo. Pero estos problemas no requieren de entendimiento para erradicarse, requieren de voluntad política de legislar adecuadamente, y voluntad administrativa para aplicar las legislaciones vigentes, ambas cosas poco frecuentes en España, y menos todavía cuando salimos de las ciudades y nos movemos en municipios pequeños.

En otros países se han reducido considerablemente los casos de maltrato y los abandonos, en algunos incluso se han erradicado prácticamente. No hace falta inventar nada, sólo fijarse y “copiar” lo que ya se sabe que funciona. Pero en nuestro país, la falta de empatía y sensibilidad de nuestros políticos, y su visión meramente materialista de estos problemas hacen que las soluciones no lleguen.

Si Iunit y las decenas de miles de animales que cada año son abandonados y maltratados en España, se recuperan y tienen un nueva esperanza de vida, desde luego no es gracias a políticos y administraciones, si no gracias a los cientos de asociaciones protectoras y miles de personas implicadas a lo largo de toda nuestra geografía, que día a día nos dejamos piel, vida privada, dinero y salud por ayudarles. Pero ver la preciosa carita de Iunit compensa todo y hace que nuestra labor tenga sentido.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de poder ofrecerte contenidos, confeccionar estadísticas de uso del sitio web, recordar el consentimiento de la Política de Cookies, etc. En ningún caso se recaba información personal, ni ninguna información que permita identificarte. Si aceptas la Política de cookies ya no se mostrará este aviso en los próximos 12 meses. En caso contrario podrás seguir navegando por nuestra página web, pero no tendrás acceso a todos los contenidos (no podrás ver videos incrustados de Youtube y Facebook) Ver Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar