background

Hoy por la tarde hemos atendido una llamada de Paula, una joven estudiante de Molina de Segura (Murcia). Paula es una persona con una alta sensibilidad  por los animales, que le ha llevado a acoger y atender y rescatar del abandono a bastantes de ellos.

Hace un par de días que Paula encontró una cachorrita de Mastín de unos 30 días, recién abandonada por alguno de los muchos desalmados que siguen abandonado animales, abandono que en muchísimas ocasiones termina en muerte.

Pero esta cachorrita tuvo la suerte de encontrarse con su ángel salvador, Paula. Como no puede hacerse de ella, porque ya tiene otros animales en casa (adoptados), Paula decidió pedir ayuda a quien consideró que respondería y atendería la situación de abandono de la cachorrita.

Pero Paula se encontró con lo que no esperaba, y que ningún ciudadano normal tampoco esperaría. Recurrió en primer lugar a la Policía Local, que a pesar de ser su obligación, no le hizo ni caso. Se puso en contacto con la asociación protectora que gestiona el centro municipal de acogida de la localidad, la respuesta fue que allí no podían acoger a la cachorrita, que tenían ya muchos animales. Contactó con todas las asociaciones de la Región, siempre con el mismo resultado.

Finalmente y viendo que se le agotaba el tiempo recurrió a una conocidísima tienda de esa misma localidad en la que se venden piensos, cachorros, etc., y además ofrece servicios de residencia, adiestramiento y similares. Paula en su desesperación consiguió que el responsable de tal negocio le acogiera esa noche a la cachorrita, ¡a cambio de que fuera varios días a limpiar las instalaciones!

Paula aceptó por ganar una noche para la cachorrita, sólo una noche, y soportó la humillación del responsable de esa “tienda”.

El caso es que esta tarde Paula ha contactado con nosotros, y tres horas después la hemos acompañado a recoger a la cachorrita de la que nos íbamos a hacer cargo. La verdad es que nos ha sido muy instructiva la visita a las instalaciones de esta tienda de piensos, mascotas, residencia, etc. Nos ha permitido conocer el tipo de personas que están al frente y su catadura moral.

Hemos recogido a la perrita y cuando nos íbamos ya, el gerente o propietario se ha acercado a Paula para “recordarle su compromiso” de ir a limpiar… Hemos preferido salir con la perrita y no forzar la situación ante un comportamiento tan impresentable.

Pero no ha terminado aquí la cosa, cuando ya estábamos en el interior del coche, ha aparecido otro elemento, al parecer hermano del propietario o gerente, que ha abierto la puerta trasera donde iba Paula y ha comenzado a increparla y a decirle que eso era un negocio y que ¿qué menos que comprarle un saco de pienso por el favor?, y que no volviera por allí, insultándola, Paula ha roto a llorar, es muy jovencita y se ha visto desbordada por la agresividad de este energúmeno.

Cuando le hemos recriminado su actitud su respuesta literal ha sido “a ver si voy a llevar una pistola en el bolsillo y me voy a volver loco” ¿? Hemos decidido mandar a este ser despreciable a tomar el viento, aunque ganas de llamar a la Guardia Civil no nos faltaban, pero Paula no se merecía verse envuelta en problemas.

Por fin hemos conseguido tranquilizarla, la hemos acompañado a su casa y hemos trasladado a la cachorrita a una de nuestras clínicas colaboradoras.

No es normal que el comportamiento ejemplar de una joven preocupada por salvar la vida de un animal tenga que pasar por semejante situación, pero lo que hoy ha ocurrido tiene unas causas muy concretas.

Hace unos meses el ayuntamiento de Molina de Segura, a bombo y platillo, aprobó una nueva ordenanza municipal sobre la tenencia y bienestar de los animales, él no va más en protección animal. Pero la realidad es que ni el Ayuntamiento, ni la Policía Local, ni la empresa responsable de la recogida de los animales abandonados, ni la asociación gestora del núcleo zoológico municipal cumplen lo estipulado.

El caso de Paula no es un caso aislado, la inmensa mayoría de los ciudadanos que ante un animal abandonado recurren a las administraciones y entidades que anteriormente hemos nombrado, se encuentran con excusas, negativas y el más absoluto desinterés. A pesar de estar obligados legalmente y por los acuerdos que entre ellas tienen, la desatención de los animales abandonados es absoluta, y acaban siendo asociaciones que nada tienen que ver con el municipio de Molina y los propios ciudadanos quienes se hacen cargo de la mayoría de los animales abandonados, ante la pasividad de quienes tienen la obligación de hacerlo.

Es conveniente que los ciudadanos de Molina de Segura sepan que con sus impuestos se pagan contratos, acuerdos y sueldos por servicios que luego no reciben.

Y ¿qué decir sobre el comportamiento de algunos “empresarios”? ¿Cómo puede alguien ser tan ruin y cobarde para aprovecharse de la buena voluntad de una joven extorsionándola para que vaya varios días a limpiar sus instalaciones a cambio de tener una noche a un cachorro en un corralillo muerto de hambre y de sed? ¿Para vender pienso para animales o una mascota es necesario llevar una pistola en el bolsillo o amenazar con que la lleva? ¿qué tipo de gente es esta?

Con elementos de este tipo no es difícil de imaginar el “buen trato” que los pobres animales que pasan por allí reciben, pero tampoco es de extrañar, muchos proceden de países del este de Europa, y de todos es conocido como se cría estos animales, como se transportan, la “calidad” de su documentación y lo que ocurre con ellos una vez vendidos… Enfermedades, taras congénitas, etc.

Estas experiencias que a veces nos toca vivir tienen que hacernos abrir los ojos a los ciudadanos, debemos exigir que las administraciones cumplan sus obligaciones y compromisos, que no se nos olvide que están a nuestro servicio y las mantenemos nosotros. Y debemos dejar de engordar negocios y empresas de personas faltas de escrúpulos a las que la palabra ética les suena a chino.

Para terminar lo más importante, la cachorrita, Bella, está feliz y a salvo, y Paula puede dormir tranquila sabiendo que a Bella no le va a faltar nada, y sabiendo que su bondad, su sensibilidad y su empeño han salvado la vida de Bella. Gracias Paula, ojalá hubiera muchas más personas como tú y muchas menos como algunas que hemos tenido la desgracia de toparnos hoy.

EDITADO 29-04-2017 ¡Bella ya ha sido adoptada!

 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de poder ofrecerte contenidos, confeccionar estadísticas de uso del sitio web, recordar el consentimiento de la Política de Cookies, etc. En ningún caso se recaba información personal, ni ninguna información que permita identificarte. Si aceptas la Política de cookies ya no se mostrará este aviso en los próximos 12 meses. En caso contrario podrás seguir navegando por nuestra página web, pero no tendrás acceso a todos los contenidos (no podrás ver videos incrustados de Youtube y Facebook) Ver Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar